Cultura

 

Una villa de pocos miles de habitantes, si bien llena de distinción y de rancia solera histórica se vuelca por entero en la representación del drama del Calvario.

Historia

A pesar de que algunos autores datan sus orígenes en 1480, año en que una epidemia de peste asoló la villa, cuando 13 penitentes, portando pesadas cruces, enteramente tapados, con los pies desnudos y acompañados de numerosos vecinos y vecinas se dirigieron desde la villa al monte Kolitza, no tenemos confirmación documental de su existencia hasta el siglo XVIII (1771), cuando se citan por primera vez en unos documentos municipales las "Procesiones de Semana Santa y el Corpus".

Semana Santa antigua

Las primeras procesiones son del tipo tradicional, es decir, compuestas por los cofrades encargados de portar los diferentes pasos y por representantes del clero. Hay que esperar hasta mediados del siglo XIX para que empiecen a introducirse nuevos elementos, así:

  • En 1851 ya hay "penitentes" o "nazarenos" en la procesión del Viernes Santo.
  • En 1859 se incorporan los "fariseos" o soldados de la guardia romana, que se convierten en uno de los elementos más característicos hasta nuestros días.

Será en la última década del siglo XIX cuando se mencione por primera vez el personaje cumbre por definición de la Semana Santa, el "Nazareno" o "Jesucristo". Es a partir de este momento cuando se puede hablar de representación viva de la pasión de Jesucristo.

A medida que avanzan los años se irán perfeccionando las escenas con nuevos detalles y personajes, así:

  • En 1911, las Tres Marías y La Magdalena.
  • En 1935, tras la escena del "Prendimiento", se escenificará "el Pretorio", juicio de Poncio Pilatos a Jesucristo.
  • En 1955, los ladrones.
  • En 1957, la Virgen María.

Pero habrá que esperar hasta 1963 para que se introduzca lo que es sin duda el momento cumbre de cada escenificación: "La Crucifixión". Si bien en un primer momento se escenificó en el propio núcleo urbano, dos años después, se construyó en madera una imitación de "Monte Calvario" en forma de pirámide truncada a varios niveles, cubriéndose todo ello con ramaje y tierra; se situará en la cumbre a Cristo y los dos ladrones en sus cruces, con el resto de personajes en orden jerárquico descendente hasta los propios pies del escenario en que se agolpan los personajes secundarios y el propio "pueblo de Israel", en una impresionante puesta en escena.

Semana Santa

En estos últimos años se han ido mejorando ciertos aspectos, tanto técnicos como escénicos. En este sentido señalar la representación de "La Ultima Cena" o "La oración del Huerto" y "el Prendimiento de Jesús", que se escenifican en la noche del Jueves Santo.

Presentación

De todos es conocido el tradicional Vía Crucis Viviente de Balmaseda, en la que los protagonistas son los propios vecinos y vecinas de la Villa. Actualmente participan más de 500 personas, movidos unos por la tradición, otros por motivos religiosos o promesas, y todos por el propio orgullo como balmasedanos y balmasedanas. Ya desde pequeños los balmasedanos y balmasedanas "beben" de esta tradición con la participación en los Vía Crucis Vivientes infantiles de los barrios de La Magdalena y Santo Domingo, que se celebran el fin de semana siguiente, los cuáles suponen una inagotable cantera de esta impresionante tradición.

Resultaría imposible buscar una mejor definición a lo que sucede en la villa de Balmaseda, durante ese lapso de tiempo que llamamos Semana Santa, que la que se desprende de esas dos palabras que, si ya de por si son bellas, unidas desprenden una fuerza inigualable: Pasión Celosas de su tradición, las gentes de Balmaseda se vuelcan cada año en la representación dramática de los últimos momentos de la vida de Jesus de Nazaret.

Todo comienza en la noche de Jueves Santo cuando se representa "La Ultima Cena", "La Oración del Huerto" y "El Prendimiento de Jesús".

El día de Viernes Santo, a las 9 de la mañana comienzan a sonar los tambores de la guardia romana y todo está listo para el "Juicio de Pilatos", el ahorcamiento de Judas y todos los demás acontecimientos de la Pasión se suceden en forma de pasos vivientes hasta la crucifixión.

Procesiones

La Pasión Viviente no es la única muestra de fervor popular que podemos encontrar en Balmaseda. Diferentes procesiones con artísticos pasos también engloban la piedad de la villa el Jueves y Viernes Santo.

La "Procesion de los Pasos". Jueves Santo por la tarde, se reúne al margen de los tradicionales pasos a los fariseos y penitentes que escoltan el desfile.

La "Procesion del Entierro". Viernes Santo por la tarde desfila, además de con los personajes y Pasos del día anterior, con la Magdalena, la Virgen Maria, la Verónica, Apóstoles y otras series de personajes de la representación de la mañana.

La "Procesion del Silencio". Viernes Santo por la noche, muy tradicional que congrega a mucha gente que escoltada por lo fariseos acompaña a la figura del "Cristo del Cementerio" y "La Dolorosa", hasta su aposento en el Campo Santo, en un silencio sepulcral

Para más información:

Web Vía Crucis de Balmaseda.La Asociación Vía-Crucis Viviente de Balmaseda presenta la web con información sobre los actos culturales que se realizan en la semana santa en Balmaseda. http://www.viacrucisbalmaseda.com.